15 oct. 2008

SIMO 2008 CANCELADO

Hace unos pocos minutos que me he enterado de que este año no se va a celebrar SIMO 2008, lo cual la verdad me ha sorprendido negativamente, según la organización en su comunicación a la prensa lo posponen al SIMO 2009. No sé si es cierto o no, pero a mi me da en la nariz, que cuando un evento como SIMO (el cual hace años que sigo), se cancela a un mes vista de su celebración, algo raro pasa, y solo espero que ese "algo raro pasa" no tenga nada que ver con la crisis financiera en la que no encontramos inmersos, ya que hay que tener en cuenta que si en épocas de crisis como la actual, se suspenden eventos que ayudan al I+D+I de las empresas y en definitiva a innovar y a desarrollar nuevos servicios gracias a la utilización de las nuevas tecnologías, si esto sigue así, será bastante incierto el futuro que se nos aproxima.


¿CÓMO SE DENUNCIA ANTE LA AEPD?


Para denunciar ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), el procedimiento es muy sencillo, gratuito y no es necesario acudir a los tribunales ni disponer de asistencia letrada. Si crees que tus datos de carácter personal han sido vulnerados o utilizados sin tu consentimiento y dispones de pruebas que acrediten el efectivo incumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal, puedes ponerlo en conocimiento de la Agencia Española de Protección de Datos, o de alguna de las diferentes agencias existentes en algunas de las comunidades autónomas como son la Madrid, País Vasco y/o Cataluña, no obstante en mi opinión lo más recomendable es realizarlo ante la AEPD. Para ello deberás presentar una escrito de denuncia en los términos que se prevén en el artículo 70 de la Ley 30/1992 de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común. Dicho escrito deberá contener:

- Nombre y apellidos, y/o en su caso, de la persona que te represente, así como la identificación del medio preferente o del lugar que se señale a efectos de notificaciones.
- Hechos, razones y petición en que se concrete, con toda claridad, la solicitud.
- Lugar y fecha.
- Firma del solicitante o acreditación de la autenticidad de su voluntad expresada por cualquier medio.
- Órgano, centro o unidad administrativa a la que se dirige. (En tu caso sería la Subdirección General de Inspección de Datos de esta Agencia).
- Igualmente deberás acompañar los documentos o cualquier otro tipo de prueba que pueda corroborar los hechos denunciado (cartas recibidas, fax, cualquier documento ya sea en en soporte papel o electrónico).

Para más información consulta la Página Web de la AEPD:

PONENCIA CONSEBRO 2008









El viernes 3 de octubre de 2008, la Asociación de Industrias Agroalimentarias, CONSEBRO, celebró una jornada en el Hotel Iruña Park de Pamplona, Navarra, entorno a la Gestión del Conocimiento. Una actividad que se enmarca dentro de las ayudas a la competitividad de la Consejería de Innovación, y dirigidas a mejorar la transferencia del conocimiento en el conjunto de la industria en general y en el sector agroalimentario en particular.

En dicha jornada tuve la suerte de poder participar como ponente invitado, para explicar diversas cuestiones sobre el alcance de la vigente normativa en materia de protección de datos para prácticamente cualquier tipo de pyme.


Más info: http://bit.ly/LEHOCN

18 sept. 2008

¿A quíen pertenecen realmente nuestros datos personales?




El otro día me puse a pensar en el poco control del que disponemos sobre nuestros datos personales así como de lo fácilmente accesibles que resultan hoy en día para cualquier persona o empresa. Me di cuenta también, de que en cualquier momento en cualquier lugar cuando te haces socio de un comercio, o de las miles de tarjetas descuento existentes hoy en día como pueden ser las de las gasolineras, supermercados, vídeo clubes (estos últimos para nostálgicos), o tiendas de todo tipo en general, resulta cuando menos curiosa la utilidad y rentabilidad que obtienen de dichos datos. Sin darnos cuenta estamos facilitándoles información valiosísima sobre los hábitos de consumo, periodicidad en las compras, gustos y preferencias de las que disponemos, llegando así a la absurda situación en la cual conoce mejor nuestros gustos una gasolinera o un supermercado que nosotros mismos.

Por si esto no fuera lo bastante deprimente, existe otra cuestión inquietante, como es la de la cesión de datos que realizan las empresas de las que somos clientes a terceras empresas y viceversa. Si lo pensamos bien, resulta increíble la cantidad de imágenes, fotos y vídeos de los cuales somos protagonistas y circulan por ahí sin control sin que seamos conscientes de su propia existencia. Todo ello por culpa de todas aquellas cámaras de vigilancia instaladas en más y más sitios, como garajes, tiendas bancos, portales... por no mencionar las cámaras de los teléfonos móviles y demás soportes, capaces de captar y grabar imágenes prácticamente desde cualquier lugar así como de conectarse a la red de redes, desde donde podrán ser vistas por cualquier persona, tal y como sucede con muchísimos vídeos en Youtube por citar un ejemplo. No obstante actualmente merece la pena mencionar la existencia de situaciones más alarmantes respecto al uso que se da sobre nuestros datos de carácter personal, como es el uso fraudulento e ilegal que llevan a cabo la inmensa mayoría de empresas de telecomunicaciones, que generalmente actúan sin nuestro consentimiento, ya que en muchísimas ocasiones es más que dudosa la procedencia de nuestros datos personales a sus bases de datos. Por todos es sabido que dichas empresas se intercambian datos personales de sus respectivos clientes y todo ello lo realizan sin el previo consentimiento del titular de esos datos personales. En cuantas ocasiones nos encontramos plácidamente en nuestras casas disfrutando de nuestra intimidad y sosiego cuando somos interrumpidos por una llamada telefónica de una persona a la que no conocemos pero la cual si conoce nuestro nombre y apellidos así como nuestro número de teléfono móvil,. Lo más curioso de todo esto es que siempre se trata de una compañía diferente a la que tenemos contratada, por no mencionar lo difícil que resulta ejercitar cualquiera de los derechos ARCO (acceso rectificación, cancelación y oposición). En consecuencia a todas estas situaciones, termino planteando la siguiente cuestión:

¿A quíen pertenecen nuestros datos personales?